Podía perder un ovario y me propusieron preservar primero mi fertilidad

Podía perder un ovario y me propusieron preservar primero mi fertilidad


Me llamo Lourdes Céspedes, tengo 32 años y el año pasado cuando fui a una revisión ginecológica rutinaria, me dijeron que tenía un quiste bastante complejo de extirpar en un ovario y un gran mioma que me desplazaba el útero. Con esa situación, me dijeron que era casi imposible que pudiera quedarme embarazada en el futuro. Me recomendaron operarme, pero antes me dijeron que valorara la posibilidad de preservar mi fertilidad por si perdía durante la operación el ovario que tenía más comprometido.

La ciencia avanza y las técnicas para proteger la fertilidad de la mujer, también. Así que, ¿Por qué no utilizar la vitrificación de óvulos para los casos en que puedes perder o se puede dañar uno de tus órganos reproductivos?

Lourdes nos cuenta que, cuando se vio en esa situación, al principio dudó. “No sabía ni de lo que me estaban hablando, pero luego recordé que una amiga había pasado por algo similar. Le pregunté y me contó su experiencia. Enseguida entendí que era importante asegurarme de poder tener hijos en el futuro, así que les dije que, adelante”.

Antes de la operación, Lourdes tenía que pasar por un ciclo de vitrificación de óvulos, pero en su caso con uno no bastó, ya que su respuesta a la medicación hormonal fue algo baja. “En mi primer ciclo me sacaron sólo 3 óvulos, y mi ginecóloga me dijo que no eran suficientes. Así que repetí el proceso dos veces más. Al final me guardaron 12 óvulos, y con eso sí que consideraron que tenía una buena reserva por si en el futuro la necesitaba”.

Hay que entender que algunos óvulos durante los procesos de fertilidad se pierden: “A veces algunos no son lo suficientemente maduros, otros no responden a la fecundación y el embrión no sigue adelante… por eso es importante asegurar un mínimo de óvulos”, nos cuenta la doctora Maria Gutiérrez, especialista en fertilidad.

Aunque el hospital de referencia de Lourdes es el Hospital Infanta Sofía de Madrid y fue donde la operaron posteriormente, el seguimiento de los tratamientos y las punciones ováricas se las realizaron en el Hospital Universitario Gregorio Marañón. “Me derivaron allí para la parte de fertilidad. En las tres ocasiones todo fue muy bien. No me dolió, pero sí que me encontré hinchada durante el proceso,” explica.

Finalmente, la operación de Lourdes salió muy bien y no perdió el ovario. En su caso, podrá hacer uso de sus óvulos siempre que lo necesite. “Los tienen en el Gregorio Marañón, y en principio no tienen fecha de caducidad, y los podría utilizar si llegara el caso en que los necesitara.»

Nosotros hemos preguntado, y la conclusión es que si te operas en la Sanidad Pública, son pocos los hospitales que vitrifiquen tus óvulos, a no ser que sea un centro de referencia de preservación por causas médicas, pero sí que la tendencia va en progresión, y poco a poco se va extendiendo a más centros. Cada caso es valorado por el especialista y se tienen en cuenta diferentes factores para dar el paso. También en España existen numerosos centros privados que te ofrecen soluciones en esta área de fertilidad. Por este motivo, te recomendamos que según la comunidad autónoma donde vivas lo preguntes en tu hospital de referencia.