Un sueño que comenzó hace cinco años

Un sueño que comenzó hace cinco años

¡Estoy muy ilusionada! Esta tarde vamos a conocer a Jaime, el bebé recién nacido de nuestra amiga Carolina. Un sueño que comenzó hace cinco años. Eso sí, será por videollamada porque, dadas las circunstancias que estamos viviendo, es lo que toca. ¡Mis amigas y yo tenemos muchas ganas de verle la carita!

Esta mañana hablaba con mi chico sobre el hecho de que han pasado cinco años ya desde que Carolina comenzó a preparar su sueño de ser madre. Os cuento. Mi amiga Carol estaba esperando que le concedieran una beca de investigación en Estocolmo en el momento en el que se estaba planteando ser mamá. Y llegó justo en ese mismo momento. La ley de Murphy. Total que, decidida, con 32 años y sabiendo que la beca duraba dos años, congeló sus óvulos.

Cuando lo supimos, nos sorprendió a todas. Fue una situación de película. Pero ella lo tenía muy claro, había buscado información y cuando nos lo contó ya tenía cita para su primera consulta. ¡No veas la cara que pusieron sus padres! No daban crédito. Les cayó como un jarro de agua fría. Se iba dos años al extranjero y, además, toma esta decisión. “¿En qué cabeza cabe?”, le dijeron. “Pues en la mía”.

Como no lo entendían, Carol les explicó cuáles eran sus razones. “Es la mejor solución para poder continuar con mi formación sin renunciar a la posibilidad de ser madre en el momento oportuno”, les dijo. También les comentó que el proceso era sencillo y no causaba más molestias que las de la regla. Y, lo fundamental, que los óvulos quedan preservados perfectamente para cuando se decidiera a usarlos. Sus padres se quedaron más tranquilos.

Hoy, 5 años después, son abuelos de Jaime. Dice Carol que están como locos. “No le sueltan ni un minuto”. La vida siempre es bienvenida y para ellos ha sido un regalo.
Carol sabe que tomó la mejor decisión. Fue un gran acierto coger esa beca en Estocolmo, ya que ahora tiene un puesto mejor en su trabajo y ha podido ser madre más tarde. Ahora, con 37 años, solo le toca disfrutar de su bebé. ¡Bienvenido a este bonito mundo, Jaime!