Cartas a mi futuro “yo”

Cartas a mi futuro «yo»

No todos los caminos en la vida son iguales. Es por eso que hemos hablado con diferentes mujeres acerca de sus motivos por los que han elegido congelar sus óvulos y les hemos pedido que escriban una carta a su “yo futuro” sobre sus metas y objetivos personales a largo plazo.

Carta de Emma

Sobre la autora

Emma es una consultora de informática freelance de 37 años. A la hora de tomar decisiones y reaccionar ante determinadas situaciones es una mujer muy práctica y resolutiva, se mudó a Londres desde España hace 5 años para reunirse con unos amigos que ya vivían allí, y una vez instalada buscaría trabajo para crecer profesionalmente. “Londres puede parecer solitaria cuando llegas a los treinta y la mayoría de tus amigos, si no todos, están asentados y con una vida encauzada”, explica.

Lee su carta

Querida Emma de 47 años,

¿Recuerdas lo angustioso que fue descubrir, a los 32 años, que tu recuento de óvulos era tan bajo como el de una mujer de 40? ¿Tendrías las mismas dificultades que tu hermana para quedarte embarazada? Te preguntabas.

¿Recuerdas lo preocupada que estabas cuando te quedaste embarazada de Alex? Al principio entraste en un estado de  shock, eras incapaz de creértelo, pero por supuesto fue la mejor noticia que podías recibir, lo feliz que te hizo recibirla. Entonces comenzó la preocupación. Miguel y tú llevabais apenas un año de relación. La idea de ser padre le hizo dudar seriamente ¿Seguirá queriendo una relación contigo? te preguntabas, ¿podrías hacerle frente a esta situación  si tuvieras que hacerlo sola?

Me gustaría recordarte esos momentos de incertidumbre, porque ahora, a tus 47 años, tienes la vida familiar que siempre quisiste y no estabas segura de fuese a ser posible. Tienes un hijo y dos hijas. Son inseparables, forman un gran equipo. Están llenos de complicidad, hobbies y juegos. Tu casa es un hogar maravilloso, acogedor, y siempre está lleno de amigos y familiares.

Una familia tan numerosa nunca podría haber sucedido si no hubieras dedicado recursos físicos y económicos a crear un Plan B para tu futuro. Alex y Julia fueron concebidos de forma natural, pero María vino de esos maravillosos óvulos que decidiste congelar. No necesitabas ningún Plan B para tener ningún hijo –pero si para tener el número de hijos que ahora tienes, la familia que siempre habías querido-. La decisión de congelar tus óvulos coincidió con una época poco alentadora y en la que te sentías sola. Pero esto amplió tus opciones de una forma que jamás imaginaste.

Ese es el gran regalo que surgió de tu decisión. ¿El otro gran regalo? Al comenzar con los asuntos sobre defertilidad y el proceso de recolección de óvulos, comenzaste a darte cuenta de que no podías controlarlo todo. Quedarte embarazada de forma inesperada y avanzar en tu relación con Miguel antes de que ninguno estuviese preparado para ser padre, te enseñó aún más. Aunque eres el tipo de persona  acostumbrada a tener éxito, aprendiste el valor de aceptar y renunciar a tener el control cuando es necesario.

Este es el motor de una relación fuerte y la razón clave de que tú y Miguel hayáis formado la gran familia que tenéis ahora. Bien hecho Emma.

Con todo mi entusiasmo para mi yo futuro,

Emma

Leer más ›

Sobre la autora

Carmen es una ginecóloga residente en Madrid, y tiene el trabajo de sus sueños en un centro de fertilidad. Tuvo la suerte de acabar la carrera y que el centro abriese justo en esa época. Atender a sus pacientes en esa clínica le permite desempeñar una parte muy especial y personal de la medicina.

Lee su carta

Querida Carmen:

Estoy escribiendo a “tu yo” de dentro de 8 años, cuando tengas 45. Te imagino en el parque, riéndote y jugando con tu hija de cinco años y tu pequeño de tres. Te veo como una mujer valiente, moderna, con una profesión que “trae vida”, que adoras, y una familia para la que tuviste la previsión de prepararte.

Tomaste algunas decisiones muy difíciles para llegar donde estas. Tras finalizar la carrera, decidiste quedarte en Madrid, lugar donde estudiaste. Esto implicaba separarte de tu ciudad natal, La Coruña, de tu familia y de tu novio de ese momento.

Los siguientes años fueron aún más difíciles. Aunque estabas contenta con tu trabajo, tomaste malas decisiones y tuviste mala suerte con los hombres, lo que te hizo perder confianza en ti misma. Te preocupaba no tener una relación feliz y sana a largo plazocon alguien.

Te sentías un poco perdida, pero lo tenías claro en lo referente a un tema en concreto: tu fertilidad. Sabías por tu trabajo, que ser fértil no era algo eterno. Habías visto como algunas de tus pacientes sufrían porque no podían quedarse embarazadas. Así que a tus 33 años decidiste congelar tus óvulos. Te sentiste más segura de esa forma. Sabías que de este modo tendrías más flexibilidad a la hora de elegir el mejor momento para formar una familia.

Fue una decisión valiente. Y la segunda decisión valiente que tomaste vino tres años después, a tus 36, cuando padeciste depresión. Elegiste romper con todo tu pasado y comenzar de nuevo, para mejorar tu vida. El detonante de este cambio radical fue el nacimiento de tu sobrino, Marcos. Su nacimiento te inspiró para convertirte en la mejor tía que podría tener. Para ello debías estar sana.Te diste cuenta de que necesitabas ayuda psicológica y recibiste tratamiento.

La gran lección que recibiste en ese momento fue muy importante y continúa marcando tu vida incluso ahora: Debes tomar tus propias decisiones sin depender de nadie. No tienes que dar explicaciones a nadie y no necesitas la aprobación de otros.

Este es el año en el que decidiste ser madre soltera. Y ahora, a tus 45, mira qué ha sucedido. Has diseñado tu camino exactamente como deseaste.  Sacaste tiempo para tu carrera y para tu familia en el momento que lo consideraste. ¿Y a día de hoy? Tu sobrino tiene 9 años y medio y es un compañero de juegos maravilloso para tus hijos, algo que habría sido imposible si no hubieras aprendido a ser fiel a ti misma y a tus propios sueños.

Con orgullo por lo que has conseguido,

Carmen

Leer más ›