Gestionar la aceptación de un diagnóstico de infertilidad

Cristina López López, psicóloga de IVI Madrid y coordinadora del grupo de interés psicológico de la Sociedad Española de la Fertilidad (SEF) nos explica, en esta entrevista, los motivos por los que las mujeres perciben de forma negativa los tratamientos de fertilidad, y porque son ellas las que sienten una sensación de culpa cuando no logran quedarse embarazadas de forma natural.

En nuestra sociedad, la maternidad es considerada como un poder que tiene la mujer, algo innato, y cuesta entender que este “poder”, con el que se cuenta desde niñas, no sea real. El retraso en la edad de la maternidad es una de las principales causas de infertilidad; sabemos que a partir de los 35 años las posibilidades de lograr un embarazo de forma natural se van reduciendo, pero hoy día, la edad a la que una mujer intenta tener su primer hijo ronda los 33 años, y muchas lo hacen cerca de los 40, porque lo que ese embarazo, con el contaban, no llega.

La mujer siente que ha perdido el control, y centra su vida en conseguirlo, dejando a un lado la familia, el deporte, el trabajo, sus relaciones sociales y de pareja, es decir, sus rutinas. Dejar de hacer cosas gratificantes es más perjudicial que beneficioso, ya que, en un momento de estrés como el que se vive cuando se pasa por un proceso de reproducción asistida, la mujer necesita esos estímulos positivos.

Por otro lado, surgen varias emociones negativas, la ansiedad, la culpa, la rabia, la desesperanza, el miedo, … y la gestión de estas determinará como se va a vivir todo el proceso de la reproducción asistida. Las emociones negativas son inevitables, pero está demostrado que, si la mujer o la pareja acepta la situación, si afrontan los tratamientos de forma positiva, el tratamiento es más efectivo y tienen más adhesión a él. Aceptar la situación es, entre otras cosas, liberarse de la culpa, entender que nadie es responsable de tener baja reserva ovárica, las Trompas de Falopio obstruidas o endometriosis, factores, todos estos, que pueden causar infertilidad.

La psicóloga aconseja acudir a un especialista para hablar de cómo esta viviendo el proceso, ya que ni con el equipo médico ni con su entorno más cercano se abre como lo hace con un terapeuta.

La reproducción asistida en ciclo natural

 

 

En los últimos años se está hablando con mayor frecuencia de la reproducción asistida en ciclo natural, y hemos querido preguntar a la doctora Dolors Manau, ginecóloga en la Unidad de Reproducción Humana Asistida de Hospital Clínic de Barcelona, en qué consiste.

El primer bebé nacido en el mundo con fecundación in vitro lo hizo utilizando esta técnica, y al poco tiempo se recurrió a la estimulación ovárica, con el objetivo de que se desarrollaran varios folículos de manera simultánea y poder extraer varios ovocitos. De este modo, aumentaría el número de embriones, y con ellos las posibilidades de lograr un embarazo. La estimulación ovárica es necesaria en caso de la congelación de óvulos, pero se ha visto que no es necesaria en todos los tratamientos de fecundación in vitro.

Como explica la doctora Manau, la reproducción asistida en ciclo natural consiste en extraer el óvulo basándose en el ciclo natural de la mujer, sin utilizar medicación para producir más folículos. El óvulo será fecundado y transferido al útero más tarde, del mismo modo que cuando se utiliza estimulación ovárica se transfiere un único embrión, por lo que las posibilidades de lograr un embarazo son las mismas, aunque en el caso de utilizar estimulación ovárica hay más embriones preparados que se podrían implantar en caso de no lograr un embarazo con el primer embrión.

La reproducción asistida en ciclo natural puede hacerse siempre y cuando la mujer tenga ciclos regulares y sin alteraciones hormonales, y tenga, además, disponibilidad de asistir a controles a la clínica con mayor frecuencia.

¿Cambiará la tecnología la reproducción asistida?

Las nuevas tecnologías llevan años cambiando nuestra vida, simplificándonos tareas de nuestro día a día. Hemos hablado con el doctor Juan García Velasco, director de IVI Madrid y catedrático de ginecología y obstetricia, para que nos dé su opinión sobre si la inteligencia artificial cambiará también el abordaje de la infertilidad y la reproducción asistida.

En medicina, la inteligencia artificial lleva más de 20 años usándose, mejorando y facilitando los informes médicos, ayudando en el registros de pacientes, generando nuevas evidencias científicas, participando en el diagnóstico por imagen o la medicina individualizada, facilitando el descubrimiento de nuevas dianas terapéuticas, analizando y cruzando datos, participando en los ensayos clínicos, realizando pruebas y análisis en los laboratorios. Estas y un sinfín de aplicaciones con el objetivo de mejorar la calidad asistencial de los pacientes.

La pregunta es ¿cambiará la inteligencia artificial el abordaje de la infertilidad? Para el doctor García Velasco la respuesta está clara, sí.

Las técnicas de reproducción asistida han experimentado muchos avances en los últimos años; no resultan tan lejanos los partos gemelares, muy frecuentes cuando el embarazo se había conseguido con tratamientos de fertilidad, casos que hoy apenas se dan; prácticamente no existen complicaciones en la estimulación ovárica y las dosis de tratamiento cada vez son más ajustadas. Con la llegada de la inteligencia artificial, será posible aplicar tratamientos más individualizados, y, sobre todo, comprender el contenido genético para poder anticiparse a los problemas, explica el doctor García Velasco. Es decir, una medicina menos invasiva, más segura y personalizada para las pacientes.

Aspectos sociales de las técnicas de reproducción asistida

Hablamos con el doctor Joaquín Llácer, ginecólogo especialista en reproducción asistida y director médico de Ginefiv, sobre los aspectos sociales y éticos del uso de técnicas de reproducción asistida, temáticas que surgieron cuando se empezó a investigar en esta área, y tras el nacimiento de la primera bebé nacida gracias a estas técnicas, en 1978. El creador de la fecundación in vitro, Robert Edwards, fue reconocido con el Premio Nobel de Medicina en 2010.

En España, en 2006 se publicó la Ley de Reproducción Asistida, que regula la práctica de los distintos tratamientos, la actuación de los profesionales sanitarios y contempla todos los posibles casos, adaptándose a los avances y descubrimientos científicos, para que todas las personas puedan hacer uso de estas técnicas de manera legal. Esta ley es de las más completas y permisivas de la Unión Europea, recoge los requisitos y necesidades para someterse a un tratamiento, pero no establece una edad límite, aunque las clínicas de fertilidad la sitúan sobre los 50 años en la mujer, que suele coincidir con el inicio de la menopausia.

La Comunidad de Madrid ha ampliado recientemente la edad a la que una mujer se puede someter a un tratamiento de fertilidad, situándola en los 45 años en mujeres y 55 en hombres; en Galicia los tratamientos de fertilidad se realizan hasta los 43 años y en Asturias hasta los 42, pero el resto de las comunidades siguen los criterios del Ministerio de Sanidad, limitándola a los 40 años.

La edad es uno de los principales dilemas a los que se enfrentan los especialistas, indica el doctor Llácer, ya que hay mujeres que acuden a las clínicas con más de 50 e incluso 60 años. La ley es explícita en cuanto a que las técnicas de reproducción asistida se realizarán únicamente cuando haya posibilidades razonables de éxito y no supongan ningún riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer, que tiene que haber sido informada previamente

Fecundación in vitro a mujeres sin pareja

Según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), los tratamientos de fecundación in vitro a mujeres sin pareja han aumentado en los últimos años, del 4,4% del total de los nacimientos en 2016 al 8% en 2020, y es una cifra que aumenta cada año.

Cada vez son más mujeres las que tienen claro que quieren ser madres, independientemente de que tengan pareja o no, y llegado el momento deciden someterse a un tratamiento de fertilidad para cumplir su deseo de formar una familia.

Hemos hablado con Ainhoa, que se sometió a un tratamiento de reproducción asistida para ser madre soltera. Años después de tener a su bebe le diagnosticaron un cáncer de mama.

Sus palabras pueden ayudar a muchas mujeres a las que les hayan diagnosticado una enfermedad que pueda condicionar su fertilidad y también a aquellas mujeres o parejas de mujeres que quieran ser madres con un donante.

Nos sumamos a una de las recomendaciones de Ainhoa, no solo cuando te sometes a un tratamiento de reproducción asistida en solitario sino cuando lo haces en pareja, es de gran ayuda apoyarte en mujeres que están pasando por el mismo proceso que tú.

Como nos explicó la doctora Ana Polo Ramos, directora del programa de Reproducción Asistida de la Fundació Puigvert – Hospital de Sant Pau de Barcelona en una entrevista, cuando una mujer tiene una enfermedad que pueda condicionar de manera importante en su fertilidad, la preservación de la fertilidad está indicada.

También hablamos de maternidad y cáncer de mama con el doctor Luis Rodríguez Tabernero, jefe de la unidad de reproducción humana asistida del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, en una entrevista en la que nos explicó el proceso que debería seguir una paciente a la que le acaban de detectar un cáncer de mama.

Antes de comenzar un tratamiento de quimioterapia es recomendable preservar la fertilidad mediante la congelación de óvulos, así, una vez superada la enfermedad, la mujer podrá utilizarlos en caso de que quiera ser mamá.

 

El propósito de esta página web es proporcionar información educativa.

Consulta siempre a tu médico si estás preocupada por tu salud.

  Web Médica Acreditada. Ver más información