Cartas a mi futuro «yo» – Emma

Carta de Emma. Cartas a mi futuro yo.

Emma es una consultora de informática freelance de 37 años. A la hora de tomar decisiones y reaccionar ante determinadas situaciones es una mujer muy práctica y resolutiva, se mudó a Londres desde España hace 5 años para reunirse con unos amigos que ya vivían allí, y una vez instalada buscaría trabajo para crecer profesionalmente. “Londres puede parecer solitaria cuando llegas a los treinta y la mayoría de tus amigos, si no todos, están asentados y con una vida encauzada”, explica.

Querida Emma de 47 años,

¿Recuerdas lo angustioso que fue descubrir, a los 32 años, que tu recuento de óvulos era tan bajo como el de una mujer de 40? ¿Tendrías las mismas dificultades que tu hermana para quedarte embarazada? Te preguntabas.

¿Recuerdas lo preocupada que estabas cuando te quedaste embarazada de Alex? Al principio entraste en un estado de  shock, eras incapaz de creértelo, pero por supuesto fue la mejor noticia que podías recibir, lo feliz que te hizo recibirla. Entonces comenzó la preocupación. Miguel y tú llevabais apenas un año de relación. La idea de ser padre le hizo dudar seriamente ¿Seguirá queriendo una relación contigo? te preguntabas, ¿podrías hacerle frente a esta situación  si tuvieras que hacerlo sola?

Me gustaría recordarte esos momentos de incertidumbre, porque ahora, a tus 47 años, tienes la vida familiar que siempre quisiste y no estabas segura de fuese a ser posible. Tienes un hijo y dos hijas. Son inseparables, forman un gran equipo. Están llenos de complicidad, hobbies y juegos. Tu casa es un hogar maravilloso, acogedor, y siempre está lleno de amigos y familiares.

Una familia tan numerosa nunca podría haber sucedido si no hubieras dedicado recursos físicos y económicos a crear un Plan B para tu futuro. Alex y Julia fueron concebidos de forma natural, pero María vino de esos maravillosos óvulos que decidiste congelar. No necesitabas ningún Plan B para tener ningún hijo –pero si para tener el número de hijos que ahora tienes, la familia que siempre habías querido-. La decisión de congelar tus óvulos coincidió con una época poco alentadora y en la que te sentías sola. Pero esto amplió tus opciones de una forma que jamás imaginaste.

Ese es el gran regalo que surgió de tu decisión. ¿El otro gran regalo? Al comenzar con los asuntos sobre fertilidad y el proceso de recolección de óvulos, comenzaste a darte cuenta de que no podías controlarlo todo. Quedarte embarazada de forma inesperada y avanzar en tu relación con Miguel antes de que ninguno estuviese preparado para ser padre, te enseñó aún más. Aunque eres el tipo de persona  acostumbrada a tener éxito, aprendiste el valor de aceptar y renunciar a tener el control cuando es necesario.

Este es el motor de una relación fuerte y la razón clave de que tú y Miguel hayáis formado la gran familia que tenéis ahora. Bien hecho Emma.

Con todo mi entusiasmo para mi yo futuro,

Emma

 

 

Mi madre me regaló la conservación de óvulos (o vitrificación)

Mi madre me regaló la conservación de óvulos

Muchas mujeres se encuentran con problemas de fertilidad cuando intentan quedarse embarazadas de forma natural y no lo consiguen. Pedirle a tu ginecólogo/a revisar tu reserva ovárica puede ayudarte a saber si tienes algún problema de infertilidad y así poder tomar una decisión como la de Cristina, a la que su madre le regaló la congelación de óvulos (o vitrificación) para preservar su fertilidad.

Me llamo Cristina y tengo 28 años; recientemente mi madre me regaló la congelación de óvulos (o vitrificación) para preservar mi fertilidad. Hasta hace pocos meses no había oído hablar de la “preservación de la fertilidad”, y no entendía la importancia que mi madre le daba a que me hiciese las pruebas para conocer mi reserva ovárica, ni su insistencia en acompañarme al ginecólogo para valorar mi fertilidad. Hasta que no me contó su historia personal y cómo había marcado su vida, no entendí lo importante que era lo que estaba haciendo por mí.

TOTALMENTE AJENA A LOS TEMAS DE FERTILIDAD

¿Y cómo empieza mi historia? Como ya os he contado, tengo 28 años, y desde hace poco trabajo de azafata en vuelos transoceánicos. Mi estilo de vida, horarios, comidas, entradas y salidas, son algo caóticos en estos momentos. No tengo novio ni tiempo para tenerlo, y hasta ahora, reconozco que tenía poco interés, información y ganas de saber nada sobre la fertilidad. Y menos de la maternidad…. Hasta que mi madre me empezó a insistir.

Cada vez que hablaba con ella, me decía que tenía que ir al ginecólogo, que era bueno revisarse y ver en qué momento de mi vida fértil estaba etc. Yo la verdad que no le hacía ni caso. Me considero una persona joven con mucho tiempo por delante como para estar preocupada por esos temas. Ella insistió e insistió y finalmente me contó su historia.

MADRE JOVEN… Y MENOPAUSIA PRECOZ

Mi madre me tuvo cuando era muy jovencita, con 23 años. Fue madre soltera y ha sido siempre una madre 10, entregada a mi felicidad desde que yo recuerdo, y algo marcada por el duro momento que vivió cuando tuvo que afrontar la maternidad sin la persona que quería a su lado, que la abandonó al poco tiempo de conocer el embarazo… por lo que yo no he conocido nunca a mi padre biológico.

Pero al que sí que he conocido y adoro, es al marido actual de mi madre, que para mi es realmente mi padre, ya que conoció a mi madre cuando yo tenía 7 meses y me ha criado como a una hija. Toda mi vida les pedí un hermanito, y yo sentía que aquello les incomodaba y entristecía, pero nunca pregunté por qué.

La razón es que mi madre tuvo menopausia precoz, es decir, que dejó de tener óvulos, de ovular y de tener la regla, súper joven. Con menos de 30 años, ya no tenía la regla. Aquello le afectó mucho, ya que le habría encantado volver a ser madre. Ella nunca se planteó ninguna otra opción que no fuera la de ser madre de manera natural, por lo que así fue cómo yo me quedé de hija única, y ella con el sueño “frustrado” de volver a ser madre.

ELLA ME LO REGALÓ

Fue tras contarme todo esto, que decidí ir con ella al ginecólogo y hacerme las pruebas de fertilidad. Y ante mi total sorpresa, me encontré con que estaba prácticamente en pre-menopausia, con unos índices de la hormona antimulleriana bajísimos: casi no tengo reserva ovárica. El médico nos lo dijo muy claro: si quieres ser madre en un futuro con tus óvulos, es ahora o nunca.

Y así fue como en cuestión de días decidí preservar mi fertilidad. Mi caso no ha sido sencillo: he tenido que realizarme 3 tratamientos porque me sacaban muy poquitos óvulos en cada tanda (por mi baja reserva y respuesta) pero he conseguido reunir mis 9 ovulitos, que ya descansan vitrificados por si algún día los necesito. Esto no quiere decir que seguro me quede embarazada con ellos, ¡pero desde luego que sin ellos no tendría ninguna oportunidad!

Por este motivo, nunca le daré suficientemente las gracias a mi madre por haberse preocupado por mí y haberme insistido tanto en que me informara y me revisara. Yo nunca lo hubiera imaginado, y todavía hoy estoy sorprendida de todo lo que me ha ocurrido. Me ha hecho el mejor regalo de mi vida.

 

El propósito de esta página web es proporcionar información educativa.

Consulta siempre a tu médico si estás preocupada por tu salud.

  Web Médica Acreditada. Ver más información